Historia Noticias

Hoja Seca, la historia de Alberto López Oliva

N180

Otra leyenda viviente de MUNICIPAL nos cuenta el porqué de sus apodos “Hoja Seca y “Kuquí.” Es junto a Juan Carlos Plata otro jugador que siempre jugó para el Mimado de la Afición, jamás cambio sus colores y cuando ya retirado fue formador de jugadores juveniles y Director Técnico de las Especiales de equipo carmesí.

Dueño de una hoja de vida futbolística impresionante: 6 Torneos de Liga (1963, 1965, 1970, 1973,1974 Y 1976),  3 Torneos de Copa (1967, 1969 y 1970), 1 CONCACAF (1974), 2 Torneos de Fraternidad Centroamericana (1974 y 1977) y 2 Campeón de Campeones (1967 y 1977).

N1802

También tiene números que lo respaldan para ser nominado al salón de la fama del Rojo que muy pronto se piensa inaugurar. Tiene en su haber 48 goles anotados, 43 Clásicos disputados con 5 goles, 37 veces internacional con Selección Mayor de Guatemala anotando 4 goles y también formó parte de la Selección de Guatemala que obtuvo el CAMPEONATO NORCECA (Ahora Concacaf) EN 1967.

N1803

EL HOJA SECA: Se jugaban un clásico en el año de 1963 que Municipal lo perdía 2 a 1, en eso hubo una falta fuera del área. Se jugaba en el entonces llamado Estadio Olímpico Nacional Mateo Flores. En ese tiempo el estado de la gramilla era pésimo y casi no tenía gramilla. López Oliva nos cuenta que con las manos fabricó un montículo de tierra (como haciendo un volcán pequeño), coloco un en la parte alta la pelota y ya habiendo tomado carrera el balón se bajó de la montaña pequeña de tierra  y no quedó otra que patear, el esférico tomo un “efecto” de chanfle y se alojó en el ángulo para el empate digámoslo así casualmente o de milagro accidental. Ya en los minutos finales hubo otra falta, Alberto López Oliva no dudó en repetir lo del montículo de tierra, pero esta vez no se bajó y logro el disparo deseado como se había planificado originalmente, esta segunda vez  el balón se incrusto nuevamente fuera del alcance del arquero. Desde entonces le quedó el apodo como el del famoso jugador DIDI de Brasil quién era un experto y reconocido a nivel mundial por ese tipo de lanzamientos donde no solo cruzaba la pelota sino que también descendía lentamente simulando la caída de una hoja seca desde la rama de un árbol. Desde esa fecha por instrucciones del entrenador se quedaba practicando una o dos horas después de cada entreno los lanzamientos hasta perfeccionar y depurar la técnica que hoy les contamos.

N1801

El KUQUI OLIVA: El Señor Padre del “Hoja Seca “que no era Militar tenía el apodo de CUQUE debido al corte de pelo (Al estilo de los soldados militares o estudiantes de la Escuela Politécnica Adolfo V. Hall). Años después en un partído en México jugando con Selección Guatemala el entrenador que era EXTRANJERO (Europeo) no podía pronunciar bien el idioma castellano o español, necesitaba hacer una correcciones en la cancha y este entrenador en lugar de gritarle y decirle Cuque le gritaba una y otra vez durante el partído ¡ Kuquí, Kuquí !.

Redacción Central. Fotografías: Archivo  de Rojomanía.

Leave a Reply