Noticias

Suspensión arruina a toda una generación

N206

Por Fernando M. Donado

El recuento de los daños de la sanción impuesta por el máximo rector del fútbol mundial Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA  por sus siglas) a la Federación Nacional de Guatemala en Octubre del 2016 y confirmada en Mayo del 2017 va más allá de la superficie que solo pueda repercutir en la selección nacional de dicho país, quien fallará en asistir a su segunda Copa Oro en las tres últimas ediciones (2013 y 2017).

Debido a dicho castigo, la bicolor chapina no pudo asistir a la Copa UNCAF, competencia que sirve como la clasificación al máximo torneo de selecciones mayores en la CONCACAF y que le dio la posibilidad a Nicaragua a realizar otra aparición más en el mayor torneo de la región.

La sanción proviene a la del Artículo 98 de la Ley de Cultura y Física de Guatemala que establece control del Gobierno de dicho país  sobre las distintas federaciones deportivas, norma que evitaba que la Federación de Guatemala aceptará al Comité Normalizador de la FIFA y que hace conflicto con los estatutos del mismo órgano deportivo internacional que no permite que las leyes de un país interfieran con la federación de futbol de sus integrantes.

N2063

La Fedefut, quien fue presidida por Brayan Jiménez vio momentos de fracasos inolvidables durante su mandato de dicho personaje que actualmente está siendo juzgado por el gobierno estadounidense por actos de corrupción y de enriquecimiento  ilícito en la pasada Copa Oro 2015; donde anduvo vendiendo derechos de la selección chapina a agencias de mercadeo en Estados Unidos. Todo esto mientras Guatemala fracasaba en calificar a la segunda ronda de la competencia. Debido a dichos actos de corrupción, el gobierno nacional hizo varias modificaciones a sus reglamentos para sus federaciones deportivas.

Guatemala estuvo cerca de clasificar a la Hexagonal clasificatoria para Rusia 2018, pero una derrota de local ante Trinidad y Tobago en el primer juego de la fase de grupos le terminó pasando factura, pues los caribeños acumularon un punto más (11) que los chapines en la cuarta ronda de las eliminatorias.

N2062

Actualmente Guatemala vive un proceso de restructuración en su fútbol, pero la suspensión le ha rendido cuenta más allá de la selección mayor. Los clubes de Liga Nacional, Antigua y Municipal, no pueden participar en la Liga de Campeones de CONCACAF 2017 pese a ser los campeones nacionales. Todo esto debido a que la Fedefut no cumplió el plazo establecido por CONCACAF. Ultimadamente esos puestos a Concachampions fueron reasignados a otras federaciones de la región.

Las selecciones juveniles y femeniles también han sido afectadas, pues no pueden jugar amistosos para estar en ritmo de competencia y se peligra el no poder jugar la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 si es que la sanción no es removida. Aparte del juego de 11 jugadores, Guatemala tampoco puede competir en los torneos de fútbol playa y futbol sala, competencia donde los chapines suelen dominar en la zona de CONCACAF.

La votación a favor al decreto 5111 por parte del Congreso de la Republica para modificar la norma del artículo 98 a inicios del mes de junio da esperanza a que la sanción pueda ser removida en un futuro no muy lejano cuando se realicen votaciones en su federación  tal y como lo exige la FIFA.

Guatemala ya había sufrido una sanción de magnitud similar en el 2004 cuando su el presidente de la Fedefut José Mauricio Caballeros  fue removido de su cargo por alegaciones de corrupción por el Gobierno de Guatemala. La FIFA no removió la sanción hasta que se hicieran votaciones y se eligiera a un nuevo consejo normalizador de forma democrática tal y como exigen sus estatutos.

Leave a Reply